CONQUISTA RICARDO ARJONA A LOS FRONTERIZOS.

ricardo-arjona11Anunciamos la llegada a la ciudad de El Paso. Los pasajeros empezarán a descender; el viaje no terminó: apenas empieza”, dijo una voz femenina antes de que un saxofonista, un guitarrista y un baterista tomaran sus posiciones frente a un elaborado escenario de dos niveles a las 8:40 de la noche.

Para aligerar la espera de quienes ya habían ingresado a El Coliseo de El Paso , el equipo de producción de Ricardo Arjona reprodujo en las dos pantallas adyacentes a la del escenario una serie de videos sobre las ciudades a las que el intérprete ha llevado su gira ‘Viaje’, desde que ésta arrancó el año pasado.Combinado con música ochentera, el ruido de un tren también acompañaba la espera de la gente.Tal como su producción había asegurado desde hace meses, el equipo técnico, la escenografía y la utilería eran imponentes: comunicadas por un par de escaleras en cada extremo, dos plataformas en dos niveles sirvieron para sostener a los percusionistas y para que Arjona interpretara desde ellas, temas como ‘El problema’, ‘Acompáñame a estar solo’, ‘Dime que no’ e ‘Invertebrado’.Enmarcada en una estructura de pantallas que en unos ratos imitaba las fachadas de un edificio colonial y en otros la de una estación de tren, la pantalla central (alrededor de cuatro veces más grande que las laterales y las que conformaban aquella estructura) mostraba imágenes alusivas a cada canción y breves fragmentos de las letras de algunas otras.De ese modo, el guatemalteco apareció en lo alto de una plataforma unos pocos minutos después, pedaleando una bicicleta mientras cantaba ‘A la luna en bicicleta’.Se dirigió al público fronterizo veinte minutos después de iniciado el espectáculo, con estas palabras: “Decir ‘El Paso’ es tremendamente genérico, debería decir ‘¡Hola México!’”. La respuesta al unísono de la gente fue un pronunciado grito que provocó en Arjona una expresión de asombro.Las provocadoras notas de un piano y un discurso que el cantante pronunció mientras éstas sonaban introdujeron ‘Cavernícolas’, tema que precedió a ‘Historia de Taxi’, que cantó a ritmo de salsa y compás de saxofón, desde una réplica de uno de esos vehículos Volkswagen.Una ‘Señora de (más o menos) las cuatro décadas’ llamada Hilda y seguidora declarada del guatemalteco desde 1990, según un cartel que llevaba, se dirigió hacia el escenario, luego de que el intérprete pidiera que una mujer de esa edad lo acompañara y resultar la elegida.Todavía no alcanzaba a comprender que realmente estaba bailando con él, cuando la señora se sentó sobre las piernas de Arjona en un sofá, tras concluir esa pieza.Durante la siguiente hora, el guatemalteco cantó versiones de estudio y acústicas de canciones como ‘Si el norte fuera el sur’, ‘El Amor’, ‘Te Conozco’, ‘Tarde’, ‘Lo poco que tengo’, ‘Fuiste tú’, ‘El Mojado’ y ‘Canciones que dejé’.

Otras que completaron el repertorio, casi veinte minutos antes de las 11:00 fueron ‘Te Quiero’, ‘Tu Reputación’, ‘Apnea’ y ‘Realmente no estoy tan solo’.

Fernando Aguilar | El Diario

Be the first to comment

Leave a Reply