Ricardo Arjona, mas que un concierto…

La emoción inicio hace algunas semanas cuando recibo la llamada de una amiga preguntándome como se ganaban las entradas para el concierto de Ricardo y yo sin saber de qué me hablaba. De ahí conseguir las entradas fue otra historia demasiado larga para contar, solo que finalmente con mis entradas en la mano vino la planificación del momento, la hora de llegar, que hacer, acampar o no? con quienes íbamos a ir, etc.

Finalmente es viernes 22, la emoción me invade, en mi carro una casa de campaña, un sleeping, comida, jugo de naranja, mi iPod y bocinas e incluso una botella de vino son mi kit para ir a acampar.  A las 5:45PM nos juntamos en Géminis Mall con Carlos, el Duende y Anabella y a eso de las 6:30PM estábamos llegando al boulevard del Colegio Austriaco y cual sería nuestra sorpresas que ya había como 50 metros de cola, gente que desde las 11:00AM estaba ahí.  Nos ubicamos y empezamos a hacer la bulla, poco a poco se nos unieron otros amigos más, gente INDEPENDIENTE como nosotros dispuesta a hacer cualquier sacrificio por ver al maestro lo más cercano posible. Para eso de las 11:00PM la cola ya era de unos 200 metros quizás más. Todo era alegría y compañerismo incluso con personas que jamás habías visto en tu vida entablabas conversación. A eso de las 3:00AM llega un bus con una delegación del Club de Fans “Del Otro Lado del Sol” procedentes de Honduras llenos de alegría característica de nuestros hermanos catrachos. No podían faltar como el todo evento chapín los vendedores que estaban ahí desde el inicio de la noche, te vendían desde café, panes, churrascos, gorras, bufandas y no podían faltar los “nailos” para la lluvia y/o el frio. Así transcurrió la noche con solo un par de horas de sueño.

A eso de las 5:30AM levantamos el campamento para que mi hijo pasara por las cosas antes de ir a la U e iniciamos a hacer cola de manera muy ordenada, cosa sorprendentemente agradable. A las 7:30AM los nervios no podían estar más encrespados, nos poníamos de acuerdo hacia a dónde agarrar al momento de estar adentro del lugar para estar todos juntos, guiados por los expertos que ya saben incluso cual lado es el que más se para Ricardo en el escenario. Finalmente con la característica media hora de retraso chapín inicia a moverse la cola. El ingreso fue ordenado y aunque hubo que correr un poco el cometido se cumplió, las horas de cola nocturna habían rendido fruto! Estábamos a solo un par de pasos de distancia de la pasarela que esta vez era parte del escenario ya que regularmente no lo es, nos colocamos a la orilla de la barrera de seguridad que se coloca a solo 1.5 metros del escenario. Todos juntos dispuestos a iniciar la espera final.

Las horas transcurrieron sin mayor cosa que contar, solo uno que otro que se quería poner “abusado” y pasar hasta adelante que era sacado por los que teníamos ese privilegio por estar ahí desde mucho tiempo antes. Como a las 4:30PM inician sobre el escenario los preparativos finales, chequeo de luces, quitar el plástico que cubría los instrumentos como el piano y la batería, colocar los toques finales de la escenografía, etc., luego como a las 7:30PM inician a subir el telón, lo cual para aquellos que ya teníamos la dicha de haber presenciado este show sabíamos que ya solo faltaban minutos para su inicio. 80 mil personas empiezan a gritar y a ponerse eufóricas de emoción, las pruebas de luces concluyen, el escenario esta obscuro, el telón llega hasta la parte de arriba cubriendo el escenario de más de 14 metros de altura, TODO ESTA LISTO!!!

Con solo 5 minutos de retraso de la hora pactada se enciende la pantalla central del escenario con el logo de Metamorfosis, el telón cae, las semanas de anticipación y la espera final de más de 25 horas a concluido. Las imágenes en la pantalla simulan una TV con alguien que caprichosamente cambia de canal, luego el noticiero y después empieza a sonar una de sus más bellas canciones, la que le compuso al hombre que le enseño lo que EL es, “Vida”, dedicada a su padre.  Luego de eso aparecen los músicos en escena, como en una obra de teatro digna de Broadway tocando los acordes de “Lo que está bien, está mal”, de repente se abre la simulada librera que está en el segundo piso del escenario y aparece el maestro cantado, la espera ha valido la pena, en ese momento se olvidan las horas bajo el sol, el hambre, se olvida todo. Luego de concluida la primer canción toma su guitarra y comienza a cantar la canción que le da nombre al disco que le dio reconocimiento internacional… “El ser un animal nocturno era una muy bella aventura…”

Luego de un muy efusivo saludo al público donde nuevamente agradece el haber nacido en esta tierra y decir que tiene un documento que lo comprueba, asegura que esa noche habrá de todo, las nuevas, las viejas y las de siempre.

Hubieron momentos divertidos y atrevidos como en la canción “Desnuda” donde un grupo de chicas en hombros reciben la canción así… desnudas, o casi. Las canciones iba y venían, las nuevas como “El Amor”, “Te Quiero” y la canción dedicada a su madre, “Mi novia se me está poniendo vieja”, las viejas como “Te conozco” y las clásicas como “Historias de Taxi” son algunas de las canciones del concierto.

No podía faltar el dueto con la talentosa Gaby Moreno, “Fuiste Tú” en el cual Ricardo anuncia que debido al inicio de su propia gira será la última vez que ella cante con en la gira con él.

A todos se nos puso la piel de gallina cuando inician los acordes de la canción “Mi País”, que algún día no muy lejano posiblemente llegue a ser considerada como un icono nacional tal cual “Luna de Xelaju” o “Soy de Zacapa”

Sin lugar a dudas el momento cumbre para nosotros fue el momento en que va a iniciar a cantar “Señora de las 4 décadas” ya que Ricardo comenta que casi siempre eligen a alguien que está alejado del escenario, pero que esta vez será diferente que será alguien de cerca.  Poco a poco inicia a caminar por la pasarela y se acerca a nuestro grupo y le pregunta a nuestra gran amiga Sonia cuantos años tiene, ella contesta “45” de manera tímida como es ella y EL le pregunta que si desea acompañarlo al escenario para dedicarle la canción, medio segundo después estamos levantándola por sobre la barrera para que la lleven al escenario, donde al final de la canción aparece ella para darle un fuerte abrazo, platicar unas palabras con él y que le dedique el ultimo verso de la canción. Para quien esto escribe esto es algo muy significativo ya que con esto se cierra un circulo debido a que Sonia fue la única testigo del momento que YO suelo llamar “La Señora de las 4 décadas original” el 8 de julio de 2003 cuando Ricardo por primera vez se baja del escenario para dedicarle esta canción a una mujer (que por cierto en ese momento solo tenía 32), pero eso es otra historia muy larga para contar aquí.

Así entre recuerdos y emociones a flor de piel luego de cantar “El Problema” llega el momento de la primer despedida del escenario, segundos más tarde sale nuevamente para cantar “Minutos” y su segunda despedida.

80 mil personas inician a corear “Mujeres, mujeres, mujeres…” por tercera vez sus músicos aparecen en el escenario, unos pocos segundos después aparece nuevamente Ricardo cantado su clásica canción de despedida, “No sé quién las invento, no sé quién nos hizo ese favor, tuvo que ser Dios…”

Así llega a la conclusión las semanas de espera, de emociones y de planificación, cada minuto de espera ha valido la pena, el mejor de los conciertos que he vivido en mi vida, aun no puedo evitar las lágrimas al escribir estas líneas.  Gracias Ricardo por cumplir tu promesa, gracias Dios por haber hecho que ese talentoso pero humilde hombre haya nacido en esta tierra… Mi país, más que mi tierra mi raíz, más que mis sueños la matriz…

Edwin Valdez, simplemente INDEPENDIENTE